viernes, 22 de octubre de 2010

Las ONG intervienen en el Plenario pidiendo acuerdos ambiciosos

La Alianza por el CBD ha podido intervenir finalmente en el plenario de hoy viernes en la Conferencia de las Partes. Dos representantes de la alianza han presentado ante las delegaciones de los 145 países presentes en Nagoya las valoraciones y demandas de la sociedad civil ante el proceso del CBD.

En el texto, se ha incorporado una aportación de Ecologistas en Acción, referente a nuestra apuesta por los principios del Decrecimiento.

Así, el texto señala que hay que afrontar los cambios profundos necesarios para cambiar las pautas de producción y consumo actuales, reduciendo drásticamente el consumo de materias primas y de energía de manera especial en los países desarrollados.

A continuación, el texto completo.

Gracias, Presidente.

Estamos muy contentos de hacer esta declaración en nombre de la sociedad civil.

El CDB se trata de Justicia Social y Ambiental. Estamos profundamente preocupados por el procedimiento y el contenido de esta COP. Sin un enfoque radicalmente nuevo en la segunda semana, la Conferencia de las Partes no lograrán alcanzar sus objetivos. Será el nuevo Copenhague para la Biodiversidad.

Es lamentable que hasta este momento nosotros, la sociedad civil, no hayamos tenido la oportunidad de dirigirse al plenario. Es imperativo que nuestras voces sean escuchadas. Es nuestro derecho y tenemos importantes experiencias y soluciones que aportar.

Al igual que en Copehnagen, sentimos que la razón principal por la que esta COP se encamina hacia el fracaso es que los gobiernos del Norte se niegan a asumir compromisos jurídicamente vinculantes de acuerdo con el tercer objetivo de la Convención, y para cumplir con sus compromisos financieros.

Hacemos un llamamiento a los gobiernos a adoptar un instrumento jurídicamente vinculante sobre el Protocolo de Acceso y Participación en los Beneficios (ABS) que tenga firmes medidas de cumplimiento, que detenga la biopiratería, respete y proteja los derechos de los Pueblos Indígenas y Comunidades Locales, consagrado en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y rechace la primacía de las normas de propiedad intelectual.

A la luz de la deuda ecológica del Norte, hacemos un llamamiento a los países desarrollados para incluir objetivos firmes y ambiciosos para la movilización de recursos financieros nuevos y adicionales. Las Partes deben evitar los enfoques de riesgo, no probados como los mercados de carbono compensación forestal, compensaciones de diversidad biológica y el Mecanismo de Desarrollo Ecológico. Las Partes también deberían eliminar los incentivos perversos, incluidas las subvenciones y proyectos perjudiciales para la biodiversidad para el año 2020.

Las partes deben acordar un plan estratégico sólido y ambicioso. Las partes deben, en 2020:

  • Detener la pérdida de la biodiversidad, poniendo fin a la deforestación, la sobrepesca y la destrucción de los hábitats naturales, incluida la nueva ocupación y la conversión.
  • Revertir la expansión de la destructiva agricultura industrial, de la acuicultura, y los biocombustibles, y reducir la carga de nutrientes de las aguas.
  • Proteger los derechos y el sustento de los pequeños productores para hacer frente a las desigualdades fundamentales que sostienen la pobreza y la pérdida de biodiversidad y aumentar su representación en la toma de decisiones.
  • Lograr un sistema plenamente representativo de las áreas protegidas, especialmente de áreas marinas protegidas, con la participación plena y efectiva de los Pueblos Indígenas y comunidades locales, y las mujeres. Todos sus derechos deben ser respetados, incluido el consentimiento libre, previo e informado.
  • Asegurar que en 2020 toda utilización de la flora y fauna silvestres es ecológicamente sostenible, legal y rastreable.
  • Poner fin a las pautas de producción y consumo insostenibles, reduciendo el consumo global y específico de materiales y energía, especialmente en los países desarrollados.

Las Partes deben:

  • Adoptar el Código Ético de Conducta para el respeto del Patrimonio Cultural e Intelectual de los Pueblos Indígenas y comunidades locales.Establecer una definición adecuada de los bosques y la ordenación forestal sostenible.
  • Adoptar y mantener una moratoria en el desarrollo, ensayo, liberación y uso de nuevas tecnologías que representan amenazas potenciales a la biodiversidad, incluyendo la biología sintética y la geoingeniería.
  • Desarrollar mecanismos de cumplimiento y ejecución.
  • Adoptar la propuesta de Década de las Naciones Unidas por la Biodiversidad.

Las Partes deben retomar la centralidad de los principios fundamentales de la Convención, que están siendo erosionados por otros mecanismos internacionales, los organismos de las Naciones Unidas y los convenios que promueven enfoques de mercado y soluciones tecnológicas rápidas para el clima cambio.

Estimados delegados, queremos aprovechar la oportunidad para resaltar una tragedia. Apenas unos días antes de la apertura de esta Conferencia de las Partes, se comenzó a trabajar en la construcción de una planta de energía nuclear en el Kaminoseki, una zona costera en el oeste de Japón. La planta tendrá un efecto devastador en las vidas de las comunidades y el medio ambiente marino.

Expresamos nuestra solidaridad con la sociedad civil japonesa y sus demandas.

Estimados delegados, cada uno de ustedes tiene el deber moral y legal para aplicar el CDB, de garantizar los derechos a la dignidad y el bienestar de las generaciones presentes y futuras.

La Madre Tierra no está en venta. No a la economía de la codicia. Sí a la equidad, la justicia y la biodiversidad.

Nagoya, Japón, 22 de octubre de 2010.


1 comentario: